El Chaco promueve la investigación científica en el cultivo de la uva

Son más de 150 hectáreas de viñedos plantados en la región del Chaco, de las cuales 80 hectáreas están en producción. La proyección es llegar a 200 hectáreas cultivadas en la gestión 2022

La Asociación de Viticultores del Gran Chaco (Asovit) implementará proyectos y actividades de investigación científica y transferencia de tecnología en el cultivo de la vid con el apoyo de la Facultad de Ingeniería de Recursos Naturales y Tecnología de la Universidad Juan Misael Saracho y el Gobierno Autónomo Regional.

En el marco de un acuerdo institucional se contempla la asistencia técnica a nivel de productores para mejorar y fortalecer la producción vitivinícola de la región, la introducción y validación agronómica de variedades de uva de mesa y vinificación, el manejo y recuperación de suelos para el cultivo de la uva.

Además de la transferencia de tecnología a productores vitícolas del Gran Chaco, en el marco del Complejo de la Uva de Mesa y la Ley 774 y su decreto reglamentario, a lo que se suma el equipamiento e infraestructura para mejorar e incrementar la producción, transformación y conservación de la uva.

Fabio Quispe Rivera, presidente de la Asovit Chaco, da cuenta que por la importancia del rubro para el desarrollo económico y social también se gestiona la asignación de recursos económicos, tecnológicos, prácticas pre profesionales y tesis.  

Quispe señaló que necesario avanzar en la investigación para que el rubro de la viticultura pueda ampliar su producción a variedades que permitan desarrollar procesos de transformación de la materia prima y darle valor agregado a la producción.

El convenio marco de cooperación interinstitucional tiene una duración de cuatro años y en el término del tercer año se debe presentar los resultados de la investigación y validación de otras 30 variedades de uva para fortalecer al rubro en el Chaco. 

Son más de 150 hectáreas de viñedos plantados en la región del Chaco, de las cuales 80 hectáreas están en producción. La proyección es llegar a 200 hectáreas cultivadas en la gestión 2022.

MÁS LEIDOS

pasivos-ambientales
Bolivia, el país de la tierra envenenada
peru-titicaca
Sombras de la millonaria inversión para sanear el Titicaca
Zona de extracción ilegal de oro, sector de K’uchu Pujru de la comunidad de Molle Aguada. Fuente. Segunda inspección al área de Molle Aguada.
La explotación ilegal de oro incrementa la contaminación del río Pilcomayo
Ilustracion-portada-alta-resolucion
Bolivia no está preparada para la creciente demanda de atención en salud mental