Paz pagó Bs 140 por test de Covid que Oliva compró a 88

Publicación de los autores de Acceso en otros medios

El Gobernador de Tarija compró test rápidos de Covid-19 a Medicaltech a 88 bolivianos la unidad, mientras que el entonces alcalde de Cercado, Rodrigo Paz pagó 140 por la misma prueba a esa empresa. Investigación publicada en el diario El País

La pandemia del coronavirus no solo trajo consigo una demanda de insumos de bioseguridad, sino también una feria de contratos en Bolivia. Bajo el paraguas de compras directas por la emergencia sanitaria el Gobierno Autónomo Municipal de Cercado, cuyo alcalde era Rodrigo Paz Pereira, ahora senador electo, pagó 140 bolivianos por cada prueba rápida de Covid-19, aunque el gobernador Adrián Oliva compró a 88, de la misma empresa y marca, según revelan documentos publicados en el Sistema de Contrataciones Estatales (Sicoes).

Agosto fue uno de los meses más críticos de la pandemia en Tarija, uno de los ejes marcados por el Comité Operativo de Emergencia Departamental (COED), para ese entonces, ya era el testeo masivo apoyado en las pruebas rápidas. Bajo esa directriz, el 17 de ese mes la Gobernación hizo su séptima adquisición y compró a la empresa cruceña Medicaltech 10.000 pruebas rápidas de la marca Cellex de origen americano (Estados Unidos) a 88 bolivianos cada una. Las anteriores compras, pero a otras empresas, también fueron a un precio similar.

Luego de dos semanas de aquella firma, Medicaltech cruzó la vereda que separa la Gobernación de la Alcaldía y firmó contrato con el Gobierno Autónomo Municipal de Cercado por la venta de las mismas pruebas, pero esta vez, la institución que conducía Rodrigo Paz pagó 140 bolivianos por cada una de ellas. Pero ese no fue el precio más alto.  

Antes de suscribir aquel documento, la empresa Farmasuarez también constituida en Santa Cruz, que tenía su matrícula de comercio no actualizada en Fundempresa, vendió al Gobierno Municipal de Cercado las mismas pruebas rápidas, marca Cellex y de origen americano, pero a un precio unitario de 160 bolivianos. El contrato fue firmado el 21 de agosto, justo cuatro días después de que la Gobernación compró los mismos test, pero a Medicaltech, a 88 bolivianos.

La misma Medicaltech documenta en su cuenta Facebook que el precio por cada prueba rápida era menor de lo que pagó el Gobierno Municipal de Cercado; una publicación hecha el 15 de agosto adelantaba que la oferta de septiembre por cada caja de 25 test, era de 2.200 bolivianos, equivalente a 88 bolivianos cada una; sin embargo, el 3 de septiembre Paz Pereira pagó 59 por ciento más.

El municipio compró a Medicaltech 350 pruebas a 140 bolivianos y, a Farmasuarez 275 unidades a 160 bolivianos cada una. Ambas empresas cruceñas vendieron la marca Cellex y de procedencia de Estados Unidos. Si la institución de Paz Pereira hubiese comprado al mismo precio que la Gobernación y como la empresa ofertaba en su cuenta Facebook, hubiese ahorrado a las arcas públicas 38 mil bolivianos, lo suficiente para comprar otras 431 pruebas más.

José Ávila, director municipal de Salud, explicó que según cotización, el precio variaba conforme a la cantidad de pruebas que se quería adquirir, a mayor cantidad de test menor era el precio a pagar. Entonces, como el municipio hizo compras menores el precio unitario llegó a los 140 bolivianos.

Para constatar sus aseveraciones mostró la cotización de Medicaltech con fecha de recepción el 18 de agosto por parte del municipio de Cercado. Sin embargo, los seguidores de esa empresa vieron el 9 agosto que la oferta era de 114 bolivianos por cada test, si es que la compra era mayor a las 75 unidades, pero la compra del municipio igual fue por 140 bolivianos cada una.

Ese mismo documento también deja ver que, el 18 de agosto el municipio recibió la cotización de Medicaltech a 140 bolivianos cada test, pero tres días después, esta misma institución optó por comprar a Farmasuarez a 160 bolivianos las mismas pruebas. Después de dos semanas hizo una segunda compra y recién tomó en cuenta la oferta de Medicaltech, que igual fue un precio superior en comparación a la adquisición que hizo la Gobernación a la misma empresa.

En cuanto a la matrícula de comercio no actualizada de Farmasuarez, Ávila respondió que como unidad solicitante no verifican los requisitos, su tarea consiste adjudicar a la empresa que presenta la oferta de menor costo, luego envían la solicitud de acuerdo al Decreto Supremo 4174 de compras directas. Después, la revisión legal pasa por manos de la Unidad de Contrataciones, instancia que debe verificar si cumple o no los requisitos.  

En ese sentido, el funcionario público dice que en el caso particular de Farmasuarez, si no cumplió con algún documento, la contratación debió caer y no hacer la adjudicación. Pero reitera que esa parte no es responsabilidad de esa repartición municipal.

Cae licitación de 8 mil test de Covid-19 en Cercado

Según el director de Salud del municipio de Cercado, José Ávila, al margen de las dos primeras adquisiciones, se tenía en curso la compra de 8 mil pruebas rápidas de Covid-19, pero el proceso volvió foja cero, pues, inicialmente estaba bajo la modalidad de contratación directa, pero como en la actualidad ya no se tiene una emergencia como en anteriores meses, se optó por hacer una compra bajo la modalidad de Apoyo Nacional a la Producción y Empleo (ANPE), que implica una licitación y competencia de precios entre empresas, debido a que aumentó la oferta.  Ahora la documentación volverá a ser cargada al Sistema de Contrataciones Estatales (Sicoes).

MÁS LEIDOS

Portada-1
Entre la contaminación y la indiferencia, las deudas con el río Pilcomayo
carmelo-evo
Carmelo, el monopolio que movió millones en Bolivia
FOTO-1-1-1
Psiquiátrico de Sucre: Hay más jóvenes con enfermedades mentales que hace una década
Zona de extracción ilegal de oro, sector de K’uchu Pujru de la comunidad de Molle Aguada. Fuente. Segunda inspección al área de Molle Aguada.
La explotación ilegal de oro incrementa la contaminación del río Pilcomayo